martes, 7 de mayo de 2013

Las Pymes y el Marketing


Últimamente he leído en la prensa sobre las pymes y la importancia de su desarrollo con el fin de incorporar nuevos empresarios a la economía y entrenarlos para su crecimiento personal y el de sus empresas.  De hecho no solo creo en la importancia de las pymes sino que a mi parecer es una pieza indispensable para la paz social y reducción del desempleo en países del tercer mundo.
Hemos visto que en la India por ejemplo surgió un formato de financiación que demostró que estos empresarios pequeños y medianos son cumplidores de sus compromisos y por tanto sujetos de crédito con mínimo riesgo. Aquí cabe señalar que las mujeres como empresarias han dado un ejemplo muy sólido.  Nunca olvidare mi visita con la Fundación Dominicana de Desarrollo a San Juan de la Maguana allá por el año 1995 cuando visitamos una fábrica de mecedoras en la cual solo trabajaban mujeres.  Quede gratamente sorprendido de la organización que tenían y las destrezas que tenían no solo en la fabricación per se sino también en su visión como empresa de distribución de sus productos al resto del país y alguna vez al exterior.
Pues bien que hace a una pyme distinta a una empresa grande. Lo primero que pensamos es en el volumen de producción y ventas, el número de personas, monto de impuestos, relaciones con el gobierno, capacidad de exportación, capital de trabajo, recursos para asesorías en general, relaciones bancarias y comunitarias, distribución, etc. 
Antes de continuar me gustaría compartir la definición de emprendedor publicada en el libro, Microeconomics: a way of thinking about Business, por Richard B. MacKenzie y Dwight R. Lee, “una persona emprendedora es aquella que detecta oportunidades de negocios y organiza, dirige y gestiona actividades productivas para aprovecharlas”.
Desde el punto de vista de esta definición no existe diferencia alguna entre el empresario de una pequeña, mediana o gran empresa.  El concepto es el mismo. Cada empresario busca oportunidades de negocios y desarrolla aquellas actividades necesarias para aprovecharlas en su beneficio.  Un vendedor de dulces de casa en casa es un microempresario como lo es una persona que fabrica mecedoras para exportar o como el que adquiere equipos industriales sofisticados, construye una planta, contrata cientos de empleados y procura los recursos necesarios para convertir materia prima (cualquiera que sea esta) en productos terminados para ofrecer en el mercado local o de exportación.  Todos estos empresarios han detectado oportunidades de negocios en distintas ramas de la economía y han tomado decisiones para beneficiarse de ellas.
La diferencia está en el volumen y el monto de riesgo.
El proceso de marketing es un socio que agregará valor a las pymes y le ayudara a crear valores de marca para el éxito de sus productos en el mercado.
Siempre he apostado por la pymes y en este momento crucial que vive la economía del país y del mundo es una alternativa sana para reducir el desempleo, movilizar los recursos bancarios, crear demanda y por tanto consumo y reducir las brechas sociales que a todos nos irritan.
Pienso que las universidades tienen un deber y una gran oportunidad de colaborar de inmediato con nuestro desarrollo estableciendo programas cortos de entrenamiento en las diferentes herramientas del marketing que puede y deberia ser aprovechado por estos emprendedores de las pymes. Al mismo tiempo profesionales dominicanos del marketing pueden colaborar con esta estrategia educativa donando una o dos horas semanales para participar en el entrenamiento propuesto.
¡Pymes y marketing un matrimonio que debemos pautar!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada