viernes, 18 de octubre de 2013

Simplemente Gracias

Como tengo mas de 1 seguidor tengo que sentirme satisfecho. Por eso le doy las gracias a los que tengo y espero continuar cosechando algunos mas pero los que tengo espero hayan disfrutado lo que hasta ahora he podido dejar en estas paginas electrónicas del blog.
Un abrazo a todos.
Juan Mansfield

El Mundo Multicultural

Una de las grandes oportunidades que nos ofrece la comunicación de hoy en día es el conocimiento de varias culturas.  Las personas que carecen de los medios para viajar a través de la tecnología tienen la opción de conocer costumbres, idiomas, religión, historia, alimentación, vivienda y otras tantas características de la población de los distintos países de nuestro planeta.  Pienso que utilizando las nuevas armas de educarnos vía la tv, las distintas versiones de ordenadores y tabletas aprendemos a respetar otros pueblos.  En un curso sobre Liderazgo leí que “la cultura es una suerte de modelo mental colectivo”. Con esto nos referimos a raza, relaciones familiares, entorno histórico, idioma, religión, nacionalidad, etc. Es tan rica la oferta del planeta que solo empezar a conocerla es una fuente de continuas sorpresas.
Precisamente andando por los caminos del conocimiento de culturas tenemos que tener la humildad de reconocer lo poco que sabemos. En realidad hay personas de mente universal que pueden dominar varios temas pero siempre habrá ignorancia de algo y me viene a la mente la frase de Sócrates, “solo sé que no sé nada”. 
Cuando nos paseamos por las culturas aprendemos que el concepto rico o pobre varía según el lugar. Un rico en las peladas montañas de un país en África puede ser quien tiene 5 cabezas de ganado y un pobre el que no tiene absolutamente ninguna. Aprendemos la relatividad de las cosas.  En el medio que nos movemos un pobre puede tener una pequeña casa que sería la de un rico en un país africano. 
Lo que es religioso para unos para otros no lo es tanto. El ejemplo en el Islam es muy concreto. No todos son terroristas. Unos son más liberales y otros más fundamentalistas. El concepto de compasión, perdón puede ser diferente. En lugares musulmanes lapidan hasta causar la muerte a mujeres acusadas de adulterio. Pero en países cristianos hombres balean mujeres por razones similares o simplemente por sospechas y hasta matan a sus propios hijos. Así que los cristianos antes de anatemizar a los musulmanes deberíamos también mirar las atrocidades que cada día se publican en la prensa cristiana de niños abusados y mujeres asesinadas.
Los conceptos familiares también son diferentes.  Nos sorprendemos de que un musulmán pueda tener más de una esposa pero el adulterio (que no conlleva un compromiso legal ni religioso) es harto conocido en los países cristianos así que escandalizarnos por lo de la esposa del musulmán  no debería producto de alarma.  Es posible que en su comunicación con Dios este haya sido más flexible con el Profeta. ¡Vaya Usted a saber!
Lo cierto es que las comunicaciones cada día nos permiten descubrir costumbres y riquezas de regiones con más facilidad que nunca.  Castillos abandonados en Francia, minas de sal en Lanzarote, cultivo de Lavanda en Francia, organizaciones sin fines de lucro que trabajan con mujeres para educarlas en regiones llenas de peligros, hoteles franceses en el Machu Pichu y un largo etcétera.
Lo que me parece más importante es que las personas tengan acceso a los nuevos medios y que se incentive por esa vía el conocimiento dentro de los sectores mayoritarios del planeta.  Los cursos ofrecidos por Coursera son una muestra de lo que se puede ofrecer por esta opción.
En la República Dominicana la Radio Santa María (http://www.rsantamaria.com/)  es un vehículo de educación básica dirigido por los padres Jesuitas y su resultado tiene fuerte incidencia en los segmentos menos afortunados. Programas como este constituyen un aporte de mucho peso a la humanidad en esta época de grandes cambios. No debemos olvidar que hoy en día tenemos a la mano posiblemente el mayor número de información en toda la historia de la humanidad y este aporte sigue creciendo en la medida que más información fluye a las páginas de la WWW.  Poder también añadir información cultural será otro aporte de enriquecimiento que sin duda alguna lleva a la creación de capital humano de gran valor para el futuro de nuestros hijos y nietos. 





jueves, 19 de septiembre de 2013

Destrucción Creativa

El economista austriaco Joseph Schumpeter acuñó la frase, destrucción creativa, para describir las fases en que la tecnología lanza nuevas ideas substitutivas de otras que van caducando.  Hoy en día podemos ver los ejemplos de este fenómeno. El teléfono substituyó al telégrafo, el celular al teléfono  tradicional, y vemos que los llamados teléfonos inteligentes (smartphones) están substituyendo a los simples celulares y entre los mismos smarphones se lucha con distintas plataformas para mantener liderazgos.   En cuanto a radio, hace poco leímos en el New York Times  la oferta de iTunes consistente en 20,000 estaciones y la ventaja de comprar la música preferida para “bajar” a los iPod digitales, los iPads y las McIntosh.  Si mis padres que eran grandes oyentes de radio regresaran al mundo creo que se caerían de ver como su antiguo radio Phillips (con su Ojo Mágico para sintonizar) es simplemente una pieza de museo.

Este artículo en Mash muestra los más importantes exponentes en 1985 y que hoy ya son parte de la historia. http://mashable.com/2013/09/16/1985-tech/

La televisión no es una excepción a estos cambios.  Los nuevos equipos ya no son simples pantallas planas (que de por sí "destruyeron" los ya antiguos armatostes pesados y comedores de espacio en los hogares) sino que son pantallas interactivas con acceso a las redes sociales que permiten al televidente participar en tiempo real con sus opiniones sobre temas desde la metafórica “inmortalidad del cangrejo” hasta los acontecimientos más destacados de todo el mundo. En esas pantallas la audiencia pasa de ser un ente pasivo a uno activo, crítico y formador o deformador de opinión.

Los medios impresos no se quedan atrás.  El papel se convierte poco a poco en ”bits” y la compra del Washington Post por parte del Amazon de Jeff Bezos (http://www.washingtonpost.com/national/jeff-bezos-on-post-purchase/2013/08/05/e5b293de-fe0d-11e2-9711-3708310f6f4d_story.html?Post+generic=%3Ftid%3Dsm_twitter_washingtonpost) pone a pensar a cualquiera sobre que tendrá en carpeta esta sorprendente combinación empresarial.

La industria del marketing apunta su proa hacia los medios sociales que además de ser contestatarios penetran a velocidad vertiginosa en las edades menores a los 24 años y progresivamente en las edades superiores y poco a poco convirtiendo los medios tradicionales en canales complementarios. 

Las agencias que siempre hemos sido vanguardia en las comunicaciones, estamos ahora mismo en un proceso evolutivo a la velocidad de la luz con  gente orientada tecnológicamente,  formatos de trabajo distintos, espacios distintos, y sobre todo con consumidores contestatarios que deben ser oídos y convencidos con argumentos sólidos 24/365 (en este sentido el rol del community manager irá creciendo en responsabilidad e importancia cada día más).  Las métricas contemporáneas en desarrollo medirán los “share of voice” de forma distinta y que todos tenemos que aprender sobre todo los que nacimos en la era de los medios tradicionales.

A mi entender el surgimiento de la radio y de la TV aunque fueron muy importantes y llevaron a cambios de enfoque no tuvieron el impacto como el que la tecnología de hoy nos ofrece, donde el oyente pasa de sujeto pasivo a activo.  Esto solo implica una dinámica que  estamos en proceso de digerir.  Este entramando (aunque luce como amenaza para las agencias tradicionales) se puede convertir en una gran oportunidad para una industria capaz de adecuarse al cambio. 

Lamentablemente toda esta emigración mental y tecnológica no viene sola.  Todo este proceso de creatividad destructiva viene acompañado de necesidades de inversión en gente y equipos en momentos en que la industria de las comunicaciones de marketing se enfrenta con amenazas financieras para su supervivencia (como son las presiones de los anunciantes de reducir sus costos vía sus departamentos de compras cuyos de criterios de selección no reparan en el especializado perfil de las comunicaciones). 

Es una era totalmente nueva donde por un lado costos y modernización tienen que buscar un camino común de ganar-ganar y para esto se requiere un alto nivel de madurez de anunciantes y de la industria de comunicación.  Ambos tienen mucho que ganar y mucho que perder y pienso que finalmente imperará la sensatez.  

Cuando los generales romanos regresaban de sus triunfos, hacían un recorrido en una cuadriga acompañado por un esclavo que sostenía los laureles de la victoria sobre su cabeza y le recordaba constantemente la fórmula: Respice post te, hominem te esse memento (“mira hacia atrás y recuerda que sólo eres un hombre”). Fuente Wikiliks

Los mercadistas de hoy debemos reflexionar  ahora que los cambios son insoslayables. Muchos lo estamos haciendo y más se irán adecuando a esta revolución que nos ha puesto a pensar a todos de manera diferente.  No hay ya marcha atrás.   


martes, 7 de mayo de 2013

Las Pymes y el Marketing


Últimamente he leído en la prensa sobre las pymes y la importancia de su desarrollo con el fin de incorporar nuevos empresarios a la economía y entrenarlos para su crecimiento personal y el de sus empresas.  De hecho no solo creo en la importancia de las pymes sino que a mi parecer es una pieza indispensable para la paz social y reducción del desempleo en países del tercer mundo.
Hemos visto que en la India por ejemplo surgió un formato de financiación que demostró que estos empresarios pequeños y medianos son cumplidores de sus compromisos y por tanto sujetos de crédito con mínimo riesgo. Aquí cabe señalar que las mujeres como empresarias han dado un ejemplo muy sólido.  Nunca olvidare mi visita con la Fundación Dominicana de Desarrollo a San Juan de la Maguana allá por el año 1995 cuando visitamos una fábrica de mecedoras en la cual solo trabajaban mujeres.  Quede gratamente sorprendido de la organización que tenían y las destrezas que tenían no solo en la fabricación per se sino también en su visión como empresa de distribución de sus productos al resto del país y alguna vez al exterior.
Pues bien que hace a una pyme distinta a una empresa grande. Lo primero que pensamos es en el volumen de producción y ventas, el número de personas, monto de impuestos, relaciones con el gobierno, capacidad de exportación, capital de trabajo, recursos para asesorías en general, relaciones bancarias y comunitarias, distribución, etc. 
Antes de continuar me gustaría compartir la definición de emprendedor publicada en el libro, Microeconomics: a way of thinking about Business, por Richard B. MacKenzie y Dwight R. Lee, “una persona emprendedora es aquella que detecta oportunidades de negocios y organiza, dirige y gestiona actividades productivas para aprovecharlas”.
Desde el punto de vista de esta definición no existe diferencia alguna entre el empresario de una pequeña, mediana o gran empresa.  El concepto es el mismo. Cada empresario busca oportunidades de negocios y desarrolla aquellas actividades necesarias para aprovecharlas en su beneficio.  Un vendedor de dulces de casa en casa es un microempresario como lo es una persona que fabrica mecedoras para exportar o como el que adquiere equipos industriales sofisticados, construye una planta, contrata cientos de empleados y procura los recursos necesarios para convertir materia prima (cualquiera que sea esta) en productos terminados para ofrecer en el mercado local o de exportación.  Todos estos empresarios han detectado oportunidades de negocios en distintas ramas de la economía y han tomado decisiones para beneficiarse de ellas.
La diferencia está en el volumen y el monto de riesgo.
El proceso de marketing es un socio que agregará valor a las pymes y le ayudara a crear valores de marca para el éxito de sus productos en el mercado.
Siempre he apostado por la pymes y en este momento crucial que vive la economía del país y del mundo es una alternativa sana para reducir el desempleo, movilizar los recursos bancarios, crear demanda y por tanto consumo y reducir las brechas sociales que a todos nos irritan.
Pienso que las universidades tienen un deber y una gran oportunidad de colaborar de inmediato con nuestro desarrollo estableciendo programas cortos de entrenamiento en las diferentes herramientas del marketing que puede y deberia ser aprovechado por estos emprendedores de las pymes. Al mismo tiempo profesionales dominicanos del marketing pueden colaborar con esta estrategia educativa donando una o dos horas semanales para participar en el entrenamiento propuesto.
¡Pymes y marketing un matrimonio que debemos pautar!

jueves, 21 de marzo de 2013

Malls e Internet. ¿Disyuntiva u Oportunidad?


Los centros comerciales proliferan en todas las grandes ciudades. Basta con salir a las afueras de los cascos centrales de cada ciudad y uno se impresiona de la cantidad de estos “malls” a veces uno a continuación del otro, de diversos tamaños y algunos abiertos (generalmente los mas pequeños) y otros cerrados. En estos lugares las marcas mas famosas ofrecen sus productos e inclusive algunos tienen salas de cine que sirven como espacio de entretenimiento y hasta descanso.
Hace unos días me encontré con un artículo publicado por Reuters en http://www.reuters.com/article/2013/03/17/us-retail-mall-future-idUSBRE92G04720130317 que precisamente trata el tema.
En esta noticia se nos habla de una creciente obsolescencia de los “malls” ante la nueva competencia de las compras vía Internet y la opción de estos centros de ir ofreciendo otra clase de servicios como gimnasios, clínicas de cuidado personal, laboratorios médicos, centros educativos, supermercados, salones audiovisuales para reuniones ejecutivas, etc.  Se trata pues de una revisión del concepto ante que las leyes de Darwin le lleven a la decadencia.
Sin duda que las compras por Internet se han convertido en una alternativa cómoda y segura para las personas; ya que no requieren moverse de sus casas y cuentan con la ventaja de una visualización cada vez más atractiva ofrecida por una tecnología casi milagrosa que permite apreciar los productos con nitidez.  Con el valor agregado al Internet de la visión 3D las posibilidades de atracción se multiplicaran para comprar en la Web.  
El fenómeno de la compra por Internet no creo tiene final y todo lo contrario es una actividad que ira en crescendo en la medida que los problemas de tránsito y las distancias lleven a las personas a preferirlo ante la compra en vivo.
En lo que nos concierne, creemos que ciertamente la compra vía Internet es una opción excelente pero muchas veces ya sea para salir de la casa o simplemente para tocar lo que vamos a comprar y poderlo palpar es más divertido irse a uno de estos “malls”. Me dice mi hija que aunque ella compra también por Internet el poder ir a las tiendas y ver las cosas le produce una sensación de diversión que difícilmente la consigue en el Internet y además aprovecha los grandes descuentos que se presentan con frecuencia y a los que puede responder con relativa rapidez y una pronta selección.  Este sentimiento hay que reactivarlo agregando nuevas ofertas en los centros entendiendo que la metamorfosis comercial en esta era en que vivimos va cada vez a mayor velocidad.
Hay que comentar que una apreciable cantidad de tiendas vía Internet no aceptan compras a crédito (si la tarjeta de crédito no es emitida en los Estados Unidos con una dirección en ese país). Esto es un  obstáculo que limita las ventas a países fuera del territorio norteamericano (generalmente aceptan compras con tarjetas del Canadá) e impiden el desarrollo de sus negocios allende sus fronteras. Una notable excepción y de ahí su enorme éxito es Amazon cuya visión de negocios global tiene la flexibilidad de permitir tarjetas de crédito emitidas en otros países y que por tanto es referencia de compra recurrente para miles o quizás millones de personas en todo el mundo.
Este tipo de visión tubular de algunos negocios vía Internet además de limitarles les resta clientes potenciales que al verse rechazados acuden a los brazos de negocios más abiertos tales y como Amazon.
Lo sorprendente de esta medida de algunas tiendas de Internet es que si vas físicamente a sus tiendas de los centros comerciales en los mismos EUA puedes pagar con tu tarjeta de crédito NO emitida en los Estados Unidos.  Claro no todo el mundo puede viajar con regularidad y, sobretodo con los crecientes costos de las tarifas de vuelo, hoteles y restaurantes, quienes vivimos en países menos desarrollados con una oferta de productos más limitada, se nos abre pues cada vez más la opción de la compra por Internet.  De estas compras se beneficiaran las tiendas que comprendan el fenómeno comercial con mayor rapidez.
Como sea, y mientras el mundo se convierte cada vez más en lo que Marshall McLuhan llamó “global village”, el consumidor tendrá una infinidad de opciones en tiempo real por la web y los centros comerciales tienen la oportunidad de repensar su negocio adaptándolo a tiempos nuevos llenos de sorpresas.
En mi país la Republica Dominicana allá por los años 50s del siglo pasado, un programa radial cerraba con el slogan, “la vida no se detiene prosigue su agitado curso”.  Más que nunca en este siglo XXI, el citado slogan repunta con total vigencia ante la avalancha comercial ofrecida por la tecnología y los cambios que querámoslo o no está trayendo a todos los que de una forma u otra formamos el ejército de consumidores.
La opción no debería ser “malls” o Internet sino conveniencia, entretenimiento, opciones y facilidades.  Es el momento de pensar en estrategias de posicionamiento que rompan con lo tradicional para que los “malls” como mencionamos al inicio de este artículo no sean víctimas del darwinismo comercial.

lunes, 7 de enero de 2013

Las Marcas Conversan


Hace un par de semanas aprovechando los días libres de navidad,  me leí un artículo en la revista M&M Global titulado, Talking Shop, y en uno de los párrafos (traducción libre) se refieren a  declaraciones de Umut Ozaydinli de Deviant Ventures quien dice que, “el marketing ha cambiado mucho.  Hace un tiempo era cuestión de exposición, ¿cuantas veces mi marca será vista? pero ahora mismo el punto es, ¿cómo puedo crear una conversación con mi blanco de público?  ¿Por cuánto tiempo puedo mantener esta conversación?”.

Estuve pensando sobre lo anterior y me pregunté si no era que antes del surgimiento de las redes sociales ¿no buscábamos también que el blanco de público hablara de la marca?  ¿No tratábamos de que hubiera frases pegajosas que la gente las integrara dentro de su conversación y las hiciera parte de su jerga diaria?  De hecho los clientes cuando se quejaban de alguna campaña siempre nos decían, “pero fíjate que tal o cual slogan de un competidor es pegajoso y la gente lo menciona con frecuencia pero el que me proponen Uds. nunca se pega o se pega menos”. 

Ciertamente que a veces algunos slogans se pegaban o a lo mejor algunos elementos de un comercial pero si ibas al fondo la gente no recordaba o pocas veces los asociaba con marca alguna.  Vivíamos en una época de “slogans” van y “slogans” vienen.

Con el surgimiento de los medios sociales ahora ponemos a hablar a ambas partes. La marca habla y el público responde, reta, sugiere, etc. El público espera respuestas y de no llegar estas crea noticias que afectan a la marca y las hace rodar por el Internet a sus contactos y estos a otros contactos y así ad infinitum.  El público habla y la marca comenta. Son dos vías vivas 24/365.

Es un reto que tenemos los que estamos en este mundo de la publicidad el entender que el casete ha sido cambiado y que el juego es otro.  Así que estoy de acuerdo en que hoy tenemos que lograr más conversación efectiva.  La gente cuenta con equipos móviles que les acompañan prácticamente a todas partes. Es como un objeto obligatorio para formar parte de cualquier reunión. Los jóvenes inclusive se sientan en una mesa y hablan entre ellos vía sus móviles. Se ríen de lo que escriben y los más adultos se sienten algo perdidos en ese mundillo parlanchín que no abre la boca.  En las filas de espera de transporte, para entrar a los cines, a los restaurantes, hasta en los baños la gente conversa. Usa el tweeter, el Facebook, instagram y otras vías para recibir noticias, responder y opinar. Los temas sobre el tapete son debatidos y todo el mundo ofrece su opinión.  Se habla de todo pero el marketing está presente y la gente opina y responde a estímulos de los anunciantes o de otros amigos. Establecen temas y los hacen saber a las empresas.  Nadie se calla y mucho menos los jóvenes que entre los 16 y 24 años se comunican y se enteran del mundo a través de sus móviles.  Es decir los consumidores del mañana son digitales completamente. Por eso es que conversan y mucho. 

Sin embargo, el consumidor más adulto para poder sobrevivir en un medio que le es relativamente nuevo también utiliza móviles y equipos de escritorio para expresar sus puntos de vista. En el Facebook tenemos un promedio de edad alrededor de los 44 años.  Son consumidores con experiencia y generalmente más fieles que aquellos de los segmentos jóvenes pero que pueden influir y ser influidos sobremanera con noticias relativas a marcas en general.  Por su nivel de edad tienden a tener liderazgo en determinados grupos sociales y por eso hay que conversar con ellos en su propio lenguaje para no ser descuidados en el nuevo marketing de comunicación.  Estos consumidores conversan y mueven las cajas registradoras de los centros comerciales porque tienden a tener mayores ingresos que los jóvenes quienes aún estudian y generalmente cuando trabajan tienen ingresos menores o son simplemente apéndices económicos de sus padres.

Estoy seguro que todas las agencias que operan hoy en día lo entienden y toman medidas para no quedarse atrás. Es una  metamorfosis en el negocio y quedarse atrás es peligroso porque cuando menos se espera un par de jovencitos metidos en un garaje van a encontrar una forma totalmente novedosa de lograr una conversación diaria y efectiva de marcas y público con efecto rápido en la compra de productos y que además podrán facturar al anunciante de una forma distinta. Entonces todo el andamiaje en que tradicionalmente hemos vivido se podría ir al cepo.

Al final dicho en buen dominicano, “ya la pava no pone donde ponía” y es mejor buscar el nido en que se mudó.

jueves, 2 de agosto de 2012

Reminicencias Una Noche de Julio 2012

Los que somos de mediados del Siglo XX somos una muestra de gente que no se deja amilanar por la tecnología. El que pueda escribir estas líneas en un periódico digital sin tener que pasar por filtros llenos de criterios desconocidos es una ventaja. Sin duda que ahora en el Siglo XXI se tienen cosas materiales que nunca soñamos.
Sin embargo, creo que hemos perdido otras que a pesar de su escaso valor material eran impresionantes. Poder ir al cine con los amigos (teniendo entre 12 y 15 años) a pie sin temor a ser asaltados, así mismo ir a las fiestas de los clubes de la época con a lo mejor un par de pesos y gozar como si tuviéramos dos millones, ir a comerse un sándwich a lo mejor dividiéndolo y disfrutando como si fuera un plato a todo lo ancho y lo largo de lo que ahora llaman “gourmet”, ir a Boca Chica en la guagua de la escuela y bañarnos en esa playa de agua limpia tirándonos del puentecito y luego comerse un pescado frito con batata en medio de una risotada llena de una perdida ingenuidad, juntarse en una esquina con los amigos a contar cuentos y morirse uno de risa o marotear mangos en el patio prohibido del vecindario, jugar pelota en un solar algunos con guantes y otros no pero nadie distinto, hacer esquina en bicicleta a la enamorada del momento. Son cosas que se fueron para no volver y que nuestros hijos y nietos solo saben cuando se las cuentas y se te quedan mirando como si le hablaras en mandarín.
Teníamos poco o nada de TV, apenas radio (para oír la novela de Tamacun el Vengador Errante) o la pelota con Rubí y Cuchito o Fidencio Garris o Félix Acosta Nuñez, ¿prensa para que? solo teníamos El Caribe y La Nación que decían lo mismo en distintas paginas, además no nos interesaban. Mi generación prefirió la revista Billiken porque nos enseñaba cosas que nos llenaban de sabiduría. Ahora se cuenta con equipos de TV de todo tipo, carro para aquí y carro para allá, cines, bares, juegos electrónicos, viajeteo, nadie habla y cuando se habla nada se oye porque la música a todo volumen ahoga una potencial conversación interesante creando al mismo tiempo una generación de sordos, etc. Y por cierto los funerales de hoy son prácticamente reuniones sociales, a veces solo faltan mozos que pasen tragos y picaderas. Antes los funerales eran en las casas en un ambiente de respeto por el difunto, se brindaba café y galleticas pero no el afán de hoy. No dudo que se hicieran chistes pero al menos era a escondidas.


Cuanto me alegro de haber vivido esos tiempos que quizás describo con cierta candidez.

Por la fuerza de la vida nos hemos tenido que ajustar a los nuevos tiempos para no justificar el que le digan a uno dinosaurio. Creo que tenemos una ventaja competitiva en comparación con la nueva generación y eso nos permite ver la vida con mayor amplitud y poder comparar. Al menos jugamos bolitas (taquito o el ponte sin que faltara el coca mando la ley) y “hit corridos” pero también manejamos la computadora, entramos a FB y Tweeter y hasta bajamos películas.
Que grandiosos somos. Pasamos de la bolita a la PC o la Mac sin quedarnos locos.

¿Seremos seres especiales?